Despliegues militares

Cuando uno de los padres es llamado para prestar servicio en las fuerzas armadas de los EE. UU., la familia tiene que adaptarse a muchas experiencias nuevas, como las diferentes etapas antes del despliegue militar y el despliegue propiamente dicho. Al planificar, comunicarse abiertamente y crear nuevas rutinas, usted puede ayudar a su familia a encarar con las tensiones que causa la separación militar.

Vídeos

PDF descargables

Consejos

  • Antes del despliegue militar

    La comunicación, planificar con antelación y la confianza son importantes.

    Antes del despliegue militar

    Una buena planificación y comunicación, acompañadas de una gran dosis de confianza, facilitará la tarea de enfrentar los momentos difíciles antes de que el miembro del servicio militar tenga que irse. Estas son algunas ideas para comenzar:

    Prepárense y planifiquen juntos

    • Informe a las personas que cuidan del niño y a otros allegados que uno de los padres va a partir para prestar servicio en el ejército. Comience un sistema de apoyo con las personas que le puedan ayudar (está bien buscar la ayuda de un consejero si lo necesita; lo puede hacer anónimamente si lo prefiere).
    • Ayude a los niños mayores a desarrollar sus propios grupo de apoyo. Pueden incluir los consejeros de la escuela, los maestros y compañeros confiables.
    • Hable con su niño acerca de la partida del papá o la mamá por el despliegue militar y anímelo a hacer preguntas. Aunque no lo diga, su niño puede imaginar algo peor. Un niño pequeño puede preocuparse hasta por las necesidades básicas de uno de los padres. Describa lo mejor posible cómo va a ser la vida cotidiana (qué comerá, dónde dormirá, etc.) del padre o madre que se va a servir en el ejército de los EE. UU. Sin importar la edad del niño, recuérdele que el padre o la madre que sirve en las fuerzas armadas de los Estados Unidos está muy bien entrenado. Dígale, por ejemplo: “Tu papá ha recibido mucho entrenamiento y sabe cómo hacer su trabajo y él trabaja con otros que también saben lo que hacen”.

    Tenga presente las diferentes reacciones de cada niño

    • Si tiene más de un niño, no se sorprenda si cada uno reacciona de manera diferente a los despliegues militares. Entregue una copia impresa de Caritas y sentimientos a cada uno para comprender lo que ellos sienten. Recuérdeles a los niños mayores que pueden compartir sus preocupaciones e inquietudes con usted también.

    Mantenga las conexiones familiares

    • Asegúrele a su niño que usted continuará con las actividades normales de la familia, como leer cuentos a la hora de dormir, tener noches para juegos o comer en familia.
    • Cree un objeto que recuerde al niño que usted “piensa en él”, como una almohada para que el niño la abrace. Para ello, rellene una camiseta vieja del padre o la madre que salen en servicio militar y cosa las aberturas para cerrarla y hacerla almohada. De esa manera, el niño podrá abrazar la almohada cuando extrañe a su papá o mamá que ha partido a prestar servicio en el ejército.
    • Completen en familia una copia del imprimible Rompecabezas familiar. Para hacer las piezas más resistentes, lamine las piezas individuales o pegue la hoja a una cartulina antes de recortar las piezas.
    Siguiente: Durante el despliegue militar
  • Durante el despliegue militar

    Establezca rutinas de despliegue para introducir a su familia fácilmente a sus nuevos roles.

    Durante el despliegue militar

    Muchas cosas cambian después de que el padre o la madre han salido a servir en un despliegue del ejército de los EE. UU. Tal vez tenga que formar nuevas rutinas y adaptar las anteriores a la nueva situación. Sin embargo, con tiempo y paciencia, su familia se acostumbrará a la nueva situación y se sentirán orgullosos de haberlo logrado juntos.

    Mantenga las rutinas de la familia militar

    • Gracias a las rutinas diarias, el niño podrá sentirse seguro. Use el imprimible Cada día, cada noche como punto de partida para hablar sobre las rutinas de la familia militar con sus niños pequeños.
    • Con el tiempo y a medida que el niño se sienta más cómodo, invítelo a participar en la formación de nuevas rutinas. Por ejemplo, convierta los jueves en el día del “desayuno para la cena”, pasen juntos la tarde de cada sábado en el parque o separe las noches de los domingos para escribir cartas a los seres queridos que están lejos
    • Si uno de los padres está lejos de la familia, los niños mayores pueden esforzarse por ser un buen ejemplo para sus hermanitos. HÁGALES saber a los niños mayores que son importantes en la familia y anímelos cuando prestan ayuda. ¡También asegúrese de dejarlos ser niños!
    • Cuide de usted mismo al incluir actividades físicas en las rutinas de la familia militar: caminar en familia, jugar a los congelados y bailar. También cocine alimentos sanos y duerma lo suficiente. Si cuida su salud física, mantendrá su salud emocional.
    • Use el imprimible Lo podemos hacer para llevar nota de las rutinas y responsabilidades individuales de su familia.

    Manténganse comunicados con el padre o la madre que partió

    • Fomente la comunicación electrónica y telefónica del niño con el padre o la madre que esté prestando servicio militar.
    • Inicien un ritual especial que la familia pueda compartir con el padre o la madre en despliegue militar durante la separación física. Por ejemplo, el niño pequeño y el padre o la madre que están lejos pueden mirar al cielo simultáneamente para recordar que están bajo la misma luna y las mismas estrellas. Un niño mayor y uno de los padres pueden elegir una palabra o frase como mensaje secreto que puedan escuchar o decir cuando piensen el uno del otro.

    Deje abierta la fecha del regreso del servicio militar

    • Si el niño le pregunta “¿Cuándo regresará mi papi?” o “¿Por qué no puede venir ahora?”, mantenga abierta la fecha de regreso tanto como le sea posible, pero también dé lugar a la esperanza: “Papá (o mamá) regresará cuando haya terminado su trabajo en el ejército. Sabes que él nos quiere mucho y que está deseoso de volver a casa”.
    • Cuente con el niño los días que el padre o la madre hayan estado lejos del hogar. Por ejemplo, hagan una cadena de papel y añadan un aro por cada día que el padre o la madre esté lejos sirviendo en el ejército de los EE. UU. para dársela o colgarla como decoración cuando regrese. Pongan unas monedas en un jarro cada día que estén separados. Cuando el padre o la madre regresan del servicio militar, el niño puede usar el dinero para comprarle un regalo al padre o la madre o para disfrutarlo juntos en familia.
    Siguiente: Recursos adicionales
  • Recursos adicionales

    Enlaces útiles relacionados a Despliegues militares